El Índice de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial ha caído 3 décimas en junio, hasta situarse en 92,7 puntos, frente a los 93 puntos del mes anterior. El dato de junio se explica por la mejor percepción de los consumidores respecto a la situación actual, cuyo indicador ha aumentado 2,8 puntos y ha alcanzado un máximo histórico al situarse en 88,3 puntos. Sin embargo, esto no ha compensado el retroceso de sus expectativas de la economía española. De hecho, el indicador parcial de expectativas ha descendido 3,3 puntos y se ha coplocado en 97,2 puntos, tras dos meses superando esa cota.