El índice de confianza de la Universidad de Michigan subió en noviembre hasta 64,2 desde el 60,9 anterior.

Este dato es mejor de lo esperado, ya que los analistas estimaban una subida menor hasta 61,5.

La bajada de los reclamos de beneficios por desempleo también puede reforzar la confianza en un momento de crisis en el que la deuda europea representa un riesgo para el crecimiento global y volatilidad en el mercado. Las ganancias sostenidas en los hogares también pueden impulsar el gasto de consumo que representa alrededor del 70% de la economía americana.

La confianza en la economía americana aumenta mientras EE.UU. crece a un ritmo ralentizado. Eso sí, como ya anunciara Bernanke en su última comparecencia ante los medios, descartan una nueva recesión, algo que no hizo Draghi para Europa.