El índice de confianza de los consumidores franceses subió una décima en el mes de mayo hasta los -40 puntos, desde lo s-41 puntos del mes anterior. Una cifra que se coloca en línea con las previsiones de los analistas.