El número de hipotecas aprobadas en el Reino Unido en abril creció por tercer mes consecutivo y alcanzó su nivel máximo en el último año, según los datos publicados por el Banco de Inglaterra. Un total de 43.201 préstamos para la compra de una vivienda fueron aprobados en abril, el 7,9% más que el mes anterior, y el importe total de los mismos ascendió a 973 millones de libras (1.125 millones de euros), desde los 640 millones de libras (740 millones de euros) de marzo.
 A pesar de este nuevo avance, que alimenta la esperanza de que lo peor de la crisis financiera e inmobiliaria haya pasado, los expertos recomiendan cautela, ya que el ritmo de concesión de hipotecas se mantiene, en cualquier caso, un 22% por debajo del nivel de principios de 2008.

En este sentido, la analista de Capital Economics Vicky Redwood considera que la actividad en el mercado inmobiliario "se está recuperando gradualmente", aunque advierte que su estado de salud sigue siendo "débil".

Para el economista de IHS Global Insight Howard Archer, la actividad crediticia continúa en un nivel "muy bajo" que puede hacer que el precio de las viviendas siga cayendo.