La Comunidad Valenciana se queda sin instituciones financieras de referencia. La última ficha en caer ha sido la del Banco de Valencia. Ayer día 21-11 se supo por un comunicado del BdE que el Consejo de Administración era cesado, se hacia una inyección por parte de Frob de 1.000MM de euros y se apertura una línea de disponibilidad de 2.000MM de euros más para asegurar la liquidez de la entidad.
Primero Bancaja fue absorbida y su presidente forzado a dimitir recientemente. Después el BdE interviene la Cam, la cual se saneará, troceará y se venderá al mejor postor, y ahora se repite la misma historia con el Banco de Valencia.

Las tres entidades de referencia han sucumbido al binomio construcción/endeudamiento, por la deficiencia en la gestión de las mismas.  Las tres han padecido la ceguera consciente  o ignorancia deliberada, de la cual hablaba en su blog Manuel Conthe, y no han sabido ver la situación a la que les llevaba su estrategia de inversión crediticia. En la época del boom inmobiliario se endeudaron hasta las cejas para poder seguir el ritmo que aparentemente marcaba el mercado, introduciéndose en un bucle del cual cada vez resultaba más difícil de salir. Y en vez de parar, siguieron una loca carrera hacia adelante y ahora se encuentran con una abultada cartera de inmuebles que no pueden vender, solares sin construir , préstamos concedidos a promotoras que están en vigor y no se podrán pagar y un sinfín de operaciones que elevan su nivel de morosidad hasta límites que hace necesario una recapitalización de las entidades.

Como comentamos, la última ficha en caer es Banco de Valencia, una entidad financiera cuyo principal accionista era Bancaja y, con la absorción de esta última por Caja Madrid para formar conjuntamente con otras entidades de ahorro Bankia, el banco quedó dentro de la órbita de la nueva entidad. Si esta última ya de por sí tiene graves problemas -como ha quedado demostrado con la salida a bolsa protagonizada recientemente - estaba claro que se iba a dejar caer a la entidad por no disponer de capital suficiente para aportarlo y tapar el agujero provocado por la crisis inmobiliaria y la mala gestión de la entidad que reportaba críticas en las dos últimas juntas de accionistas a sus gestores.

La Cam, fue la prima entidad en ser intervenida, destapándose el cumulo de irregularidades de sus directivos y por consiguiente la mala gestión llevada a cabo por los mismos , en gran mayoría políticos cortos de miras y a los cuales lo único que les interesaba era su propio interés y en la medida de lo posible conseguir prebendas para sus negocios.

En Bancaja,  aunque el procedimiento fue distinto, el final es el mismo. A los pocos meses de la constitución de Bankia, el presidente de Bancaja- ahora fusionada en Bankia- de la cual ostentaba el cargo de Vicepresidente, se ve obligado a dimitir con lo que tenemos un entidad absorbida y sin un cargo relevante en la misma que haga valer el poder valenciano en la nueva entidad, habiendo sido traspasado el poder de decisión a Madrid .

Con dos entidades financieras intervenidas que desaparecerán más pronto que tarde dentro de la órbita de alguna que otra entidad  y otra absorbida y con centro de decisiones en Madrid, la Comunidad se queda sin ninguna entidad financiera autóctona de referencia..

¿Cuales son los desencadenantes de esta resultado? Entendemos que en primer lugar es la mala política estratégica inversora de las entidades, demasiado involucradas en la inversión y el crecimiento rápido, esta deficiencia en la gestión o lo que hemos considerado anteriormente ceguera consciente les han abocado a la situación actual . En segundo lugar. y no menos importante, es el provincianismo y la poca altura de miras de los políticos que nutrían los consejos de administración, por que al ver peligrar sus prebendas económicas por una fusión en entidades de un mismo origen natural  impedían una tras otra las gestiones encaminadas a la formación una entidad conjunta fuerte y radicada en la comunidad, que diera apoyo y cobertura a todas las empresas de la comunidad . Hasta hace pocas fechas antes de la intervención de la Cam, aun se oían las proclamas de las personas que tenían su sillón en la entidad, manifestando la solidez de la entidad de ahorro, la necesidad de seguir adelante en solitario por que había suficientes recursos y un sinfín de cuestiones más , estas voces quedaron mudas cuando se iban conociendo las deficiencias, pareciendo que nunca hubieran estado allí.

Rafael Montava Molina
Consultor Empresarial