El mercado español ha vivido una semana de más a menos. Comenzábamos con el Ibex 35 subiendo como la espuma y colocándose por arte de magia por encima de los 8.300 puntos, mientras que, como si se tratara de una ecuación inversa perfecta, la prima de riesgo descendía bruscamente. Nada especial desencadenaba estos fuertes movimientos que, a medida que pasaba la semana, se iban esfumando, entre los malos datos de paro y el miedo a que mayo sea un mal mes para la renta variable.

El Ibex 35 celebraba regresar a la parte alta del rango en el que lleva meses enganchado, pero, a medida que han pasado las sesiones –aliñadas por resultados empresariales y malos datos macro- esas subidas se han ido diluyendo. Además, estamos en la antesala del complicado mes de mayo, en el que ¿deberíamos hacer caso al dicho “sell un May and go away” (vende en mayo y vente)? Lo cierto es que en los dos últimos años el índice MSCI Word y el S&P 500 han marcado sus picos de cotización en abril, para luego descender en mayo. En el foro de Estrategias de inversión se ha debatido esta posibilidad, incluso se ha especulado con que los índices corregirán todo lo subido desde el 1 de octubre del año 2012. Eso sí, el Ibex 35 no sería el peor parado, quizás por eso de que ya ha sido el más castigado…

Y, para rematar la semana, el jueves conocimos el desgarrador dato de desempleo español. Un 27,16% de la población activa en España está en situación de desempleo. El paro en el primer trimestre aumentó en 237.400 personas, un 4% más que a finales de 2012, situándose el número total de desempleados en 6.202.700 personas. Casi 2 millones de hogares en España tienen a todos sus miembros en paro.