La Comisión Europea ha propuesta una norma para imponer en toda la UE un sistema común de cálculo de las tasas de seguridad de los aeropuertos con el objetivo de garantizar una competencia no falseada entre aerolíneas y los aeropuertos. Para lograrlo, Bruselas pide que estas tasas sean transparentes y no discriminatorias y que se ajusten a los costes reales de los servicios de seguridad. El vicepresidente de la Comisión y responsable de Transportes, Antonio Tajani, destacó que en los últimos años se han tomado "medidas importantes" para mejorar la protección de los usuarios del transporte aéreo y que ello se ha traducido en "un aumento de los costes de seguridad para los pasajeros". La nueva directiva pretende que los servicios de seguridad "tengan la mejor relación posible costes/eficacia", dijo.