La Comisión Europea (CE) dio hoy luz verde a la italiana Fiat para hacerse con el control de la estadounidense Chrysler al considerar que la operación no perjudicará a la competencia en el mercado. Con su decisión, Bruselas da vía libre al acuerdo formalizado el pasado mes de junio entre los dos fabricantes, que permitirá salvar a Chrysler de la quiebra y dará entrada a la marca italiana en el mercado norteamericano.