La Comisión Europea impuso hoy una multa de 173,8 millones de euros a veinticuatro empresas de diez grupos industriales diferentes -Akzo (Países Bajos), Baerlocher y Gea (Alemania), Ciba y AC Treuhand (Suiza), Elementis (Reino Unido, EEUU), Elf Aquitaine (Francia), Chemson (Austria) y Faci y Reagens (Italia)- por pactar los precios y repartirse el mercado de aditivos para plástico entre 1987 y 2000, lo que supone una infracción grave de la normativa comunitaria.