La Comisión Europea abrió hoy una investigación en profundidad para determinar si las ayudas que recibieron las divisiones holandesas de Fortis y ABN-AMRO del Estado holandés respetan la normativa comunitaria. El pasado 3 de octubre, Holanda compró la división de Fortis en el país y le concedió préstamos por valor de 10.000 millones de euros y el 24 de diciembre se hizo con la parte de las actividades del banco holandés ABN-AMRO que estaba en manos de la entidad belga-holandesa. El Ejecutivo comunitario afirma que tiene motivos para dudar de la legalidad de estas medidas, en especial, del periodo de referencia y la remuneración de las facilidades de crédito, así como del precio de compra de las actividades de ABN. Fortis Holanda era una filial de Fortis Bank y el cuarto mayor banco del país cuando el Estado holandés adquirió la entidad y parte de las actividades de ABN-AMRO, recuerda la CE.