La Comisión Europea dio luz verde el miércoles para que Eslovaquia adopte el euro el 1 de enero de 2009, al juzgar que ese país respeta los criterios de convergencia económica establecidos por el Tratado de Maastricht para la utilización de la moneda única. De este modo, Eslovaquia se convertirá en el 16º país de la Unión Europea en utilizar la moneda única y en el primero del ex bloque soviético.