La Comisión Europea ha aceptado hoy la fusión entre la aerolínea alemana Lufthansa y la belga Brussels Airlines, tras aprobar las correcciones propuestas para evitar los riesgos sobre la libre competencia. La CE abrió en enero una investigación en profundidad sobre la operación, al considerar, tras un análisis preliminar, que la fusión reduciría significativamente la competencia -en algunos casos quedando en monopolio- en varias rutas de pasajeros entre Bruselas y las ciudades alemanas de Fráncfort, Múnich y Hamburgo, y la suiza de Zúrich.