La Cámara de Comercio de Barcelona pidió hoy una moratoria de tres meses en la liberalización del mercado eléctrico español, que debe completarse este 1 de julio con el sector de la baja tensión, porque considera que el nuevo sistema se aplica "con precipitación", coincidiendo con el periodo estival, con retraso en la publicación de las tarifas públicas --todavía pendiente-- y con dificultad para comparar las ofertas del mercado liberalizado. El organismo presidido por Miquel Valls expuso en un comunicado que la manera en que se está planificando la liberalización y la desaparición de las tarifas reguladas "penaliza" a las pymes, muchas de las cuales ignoran que deben buscar una comercializadora antes del 1 de julio, frente al contrato con las distribuidoras actual, o no saben cómo hacerlo.