La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el domingo un amplio proyecto de reforma sanitaria, y prometió extender la cobertura de seguro de salud a 32 millones de estadounidenses e introduce profundos cambios al mercado.
El impacto de la legislación en los proveedores de servicios de salud, empresas farmacéuticas y fabricantes de equipos podría ser nulo o incluso positivo. Sin embargo, las aseguradoras desde Humana a UnitedHealth Group  y Aetna  tendrán nuevos requerimientos y recortes en Medicare que las podrían afectar negativamente.

La legislación de 940.000 millones de dólares, ya fue aprobada por el Senado el 24 de diciembre del año pasado.  Se espera que la Cámara baja también apruebe el domingo un paquete de modificaciones al proyecto que pasarían al Senado el martes.

La aprobación de la legislación, que ha sido la piedra angular de la agenda legislativa del presidente Barack Obama, se produce luego que la Oficina de Presupuesto del Congreso estimara que los proyectos de ley combinados generarían ahorros fiscales de 138.000 millones de dólares durante los próximos diez años.

El proyecto, de más de 2.400 páginas, contiene propuestas de recortes de costos y cerca de 400.000 millones de dólares en impuestos y cobros que afectarán prácticamente a cada aspecto del sector de cuidados de la salud.