"Yo, personalmente un año más mayor. Quizás sea por esto que veo el escenario con claroscuros frente al optimismo que observo en muchos analistas", reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España en su último informe.
Ayer mismo me volvió a ocurrir al escuchar a un analista (técnico) en la radio. Su argumento era contundente: cuantas más noticias negativas, más reforzado el mercado. Y se refería a Grecia. Puro sentimiento contrario, confiando (imagino) que finalmente no se rompan las cartas de juego. Pero, ¿cuál era la potencial ganancia en caso de acertar? En su opinión, apenas un 2% o como mucho un 3.0 %. Vamos, "el recorte que tuvo el Ibex en un sólo día a finales de la semana pasada. Sí, me hago mayor para escuchar este tipo de argumentos".

Miren estos dos gráficos....






Y es que "en el fondo los mercados están como refleja nuestro analista en cuestión: tendencia al alza muy clara, con el S&P alcanzando los niveles máximos de los últimos años. Y es la bolsa norteamericana la que actúa de soporte para el resto". Si no cae, sube. Este es el argumento clave. Si los datos y los argumentos son de venta, pero no cae sólo puede subir. ¿Y por qué sube? porque hay más compradores que vendedores.

¿Qué no les he convencido con el tema de los datos? pero es que yo no estoy pensando en los datos de empleo, positivos aunque cuestionables, como en los datos de resultados empresariales. Los del Q4 en USA han defraudado las expectativas, con una cuota del 63.9 % que ha superado previsiones ha quedado en niveles moderados. De hecho, el desfase de apenas un 0.5 % sobre previsiones ha sido el más bajo desde que comenzó la recuperación....de los resultados en 2009. A principios de 2009 el mercado afianzó las subidas iniciales en una fuerte mejora de los resultados. Me temo que esta vez no será así. Claro, siempre nos quedan que las malas noticias lleven a nuevas subidas.

Con los datos del Q4 los beneficios empresariales en 2011 habrían aumentado un 14.4 % tras el 37.8 % anterior. ¿Y para 2012? la clave es ajustar o no la desaceleración de los resultados del Q4. Si no lo hacemos, los beneficios subirían este año un 3.3 %. Si lo hacemos, deberíamos pensar en niveles del 1.0 %. Seamos optimistas, por el momento.