La Audiencia Nacional ha admitido a trámite la querella presentada por el Grupo SOS contra los hermanos Jesús y Jaime Salazar por los presuntos delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta durante su gestión como presidente y ex vicepresidente de la compañía. El grupo denuncia en su querella un fraude que podría alcanzar la suma de 230 millones de euros, cantidad que, según consta en el auto, afecta a la estabilidad financiera, empresarial y de mercado de la compañía.  Asimismo, según consta en el auto, existen otros delitos de estafa que se atribuyen a Jesús Salazar, como la falsa presentación de avales a través de unas letras de cambio que se ponen en circulación en Ginebra (Suiza) y la existencia de pagos a la mercantil Arve Investment con domicilio en Luxemburgo.