La tasa de activos en riesgo de mora de los bancos españoles, especialmente en aquellos cuyo mercado se ciñe principalmente a España, registraría un pronunciado aumento si se contabilizasen como préstamos fallidos los activos inmobiliarios adquiridos por las entidades, según apunta un informe elaborado por Nomura, recogido por el diario británico 'Finacial Times'.