El presidente del eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, se mostró hoy partidario de imponer un salario mínimo en todos los estados de la Unión Europea (UE). "Estoy en contra de que haya personas que tengan que buscarse un trabajo adicional porque el esfuerzo de cuarenta horas no les baste para vivir", dijo hoy Juncker en Berlín, donde fue galardonado con el Premio Europeo de la confederación del sector de servicios. A juicio del político cristianodemócrata, el salario mínimo no tiene por qué ser idéntico en todas partes, pero "sí abogo por el principio de que en todos los países haya un salario mínimo".