J.C. Penney afirmó el miércoles que reducirá aún más el número de tiendas nuevas y reformas previstas y que recortará su presupuesto de gastos de capital para el 2009 en un 35% frente los gastos de este año mientras se concentra en "controlar rigurosamente" sus existencias y gastos operativos. El presidente ejecutivo de la minorista, Myron E. "Mike" Ullman III, indicó que Penney tomará estas medidas porque cree que el año que viene representará un período que "seguirá siendo difícil para el consumidor estadounidense". Las acciones de Penney recientemente subían un 4% a US $38,33. Los recortes más recientes incluyen una reducción a US$650 millones en los gastos de capital para el 2009, lo que representa un descenso del 35% frente a los US$1.000 millones previstos para este año y un descenso del 46% frente a los US$1.200 millones gastados en el 2007.