Los días 20, 21 y 22 de junio ha tenido lugar en Barcelona la quinta edición de la International Traders Conference, organizada por FXstreet.com, a la que acudieron alrededor de 50 traders del mercado forex de todo el mundo.

Este evento anual ya se ha convertido en todo un clásico del sector, no sólo por la calidad de los ponentes que asisten sino también por el ambiente único que ofrece.
Los traders realmente conviven durante tres días, manteniendo un contacto cercano y directo con otros traders de distintas partes del mundo, intercambiando puntos de vista sobre trading e incluso operando en vivo en pequeños grupos de 6 a 8 personas.

Todo esto es lo que hace del ITC, como se le conoce ya, un evento único, de gran calidad y muy distinto de otros. Los ponentes de este año fueron David Pegler, coach y trader de FXBootcamp; Walter Peters, trader profesional y doctorado en psicología experimental que vino desde la lejana Sydney; Richard Olsen, uno de los fundadores del prestigioso broker Oanda; Steve Ward, coach profesional de traders de la “City” londinense; Ed Ponsi, carismático trader profesional norteamericano, y Ron Williams, analista de mercados independiente.

Pegler: siguiendo el flujo del dinero para ganar dinero
El encargado de iniciar las jornadas con su ponencia fue el trader de origen sudafricano y residente en California, David Pegler. Nos contó sus inicios en el trading y cómo superó el clásico ciclo en el que entran la mayoría de los traders cuando comienzan, y que les deja atascados sin ganar ni perder. La clave está en comprender que para dar ese paso no debes buscar la solución en tu sistema de trading.
David es un trader que se basa en comprender lo que hace el mercado, y no tanto en un sistema de trading de reglas más o menos estrictas. Al fin y al cabo considera que “el mercado no es más que la gente que lo compone” y todos “compartimos patrones de comportamiento”. Se define en un 90% técnico y un 10% fundamental, y suele operar durante la sesión de Londres, aunque en su caso coincide bien entrada la madrugada por la diferencia horaria con su ciudad de residencia en California.
Concede que con la experiencia los traders se vuelven más pacientes, seleccionando mucho mejor las operaciones en las que se entra y siendo conscientes que siempre surgirán nuevas oportunidades.
En la operativa intradía es importante tomar en consideración los patrones de
comportamiento humano. Es decir, todo el mundo entra a trabajar, en una hora más o menos similar, se toman los descansos en franjas del día similares, así como se marchan a almorzar en torno a la misma hora. Todo esto provoca que en determinados momentos del día el precio genere pausas y patrones que debe tener en cuenta el trader medio que pretende subirse a una tendencia intradía cerca de esas horas.
Estos patrones inspiran gran parte de la forma de operar de David, que tiende a
mantenerlo conceptualmente simple, centrándose en tener claro el flujo del mercado en las distintas temporalidades. Y es que “yendo con el flujo del dinero es como se gana dinero”, afirma Pegler.
Al igual que con el resto de ponentes, tuvimos la ocasión de verle en acción en la sesión de “live trading” que hizo para grupos pequeños, y poner en práctica, mano a mano con él, sus puntos de vista sobre el trading.

Surfeando en el trading
Walter Peters, por su parte, es un trader amante del surf de California que se trasladó a vivir a Sydney, y que se ha especializado en el “trading desnudo”, es decir, trading sin ningún tipo de indicadores; simplemente basándose en la acción del precio, soportes y resistencias y la detección de patrones de velas japonesas que confirmen esos niveles.
Además la temporalidad en la que opera es muy poco habitual para los traders de forex, ya que normalmente opera en gráficos diarios, e incluso semanales.
Su formación como doctorado en psicología experimental aporta un enfoque sumamente interesante al trading y le ayudó mucho a superar el clásico círculo vicioso en el caen muchos traders cuando comienzan: encuentran un sistema, quizás lo prueben una temporada, comienzan a operar y tan pronto como arroja su primera racha de pérdidas le pierden la confianza y vuelven a buscar un nuevo sistema.
En su opinión, el uso de indicadores refuerza este círculo vicioso, ya que hace más fácil que pensemos que lo que falla es el indicador y queramos desecharlo, buscando un nuevo indicador mágico que mejore nuestro sistema. Para Walter, operar únicamente basándose en el precio elimina muchas de las excusas que se ponen los traders para cambiar de sistema una y otra vez.
Su intervención estuvo plagada de ejemplos de operaciones reales suyas en los que los indicadores técnicos clásicos daban una señal equivocada, o en un momento equivocado, frente a señales claras de la acción del precio que le permitieron obtener buenas rentabilidades.
Es un defensor de la metodología del backtesting, por medio de la cual se prueban sistemas de trading con programas especializados, con la finalidad de obtener resultados estadísticos objetivos que midan nuestras probabilidades reales de ganar con un determinado sistema.
El procedimiento que él recomienda para progresar es “prueba un sistema en backtesting, con un programa como el Forex Tester, e intenta triplicar la cuenta sin arriesgar más del 1% de tu capital por operación. Si lo consigues, pásate a una cuenta demo e intenta lo mismo. Si de nuevo lo consigues puedes pasar a real, con un capital modesto. Haciendo esto conseguirás una gran confianza en tu sistema y no lo abandonarás a las primeras de cambio”.

La ciencia en el trading
La ponencia de Richard Olsen, unos de los fundadores del conocido broker Oanda, estuvo plagada de puntos de vista singulares de la mano de alguien que ha estudiado científicamente y en profundidad los mercados. No en vano lleva analizando datos del mercado, tick a tick, desde el año 1986. Esto le ha llevado a descubrir patrones diferentes, o como él lo denomina, “leyes del mercado”. Su enfoque analítico de los mercados financieros, a los que considera el verdadero sistema nervioso de la economía, es altamente académico y científico, pretendiendo emular otras disciplinas científicas ya que opina que el enfoque científico no abunda en el sector financiero.
Uno de los patrones más singulares que compartió fue aquel que denomina “passive herding”, que traducido sería algo así como movimientos pasivos en rebaño. Estos movimientos son ejecuciones en cascada de órdenes que llevan al precio en dirección contraria a lo que espera la mayoría de los participantes del mercado.
Esto es posible cuando se crea un determinado caldo de cultivo en el que gran parte de los participantes toman posiciones en el mercado en la misma dirección. Si por cualquier circunstancia aleatoria e inesperada, como una orden de cierta importancia en sentido contrario, el precio se mueve en dirección contraria aunque sea por muy poco, se ejecutan los stops y los margin calls de la mayoría de los participantes, generando un efecto cascada que lleva el movimiento todavía mas allá de lo esperado. Viene a ser algo así como un “efecto mariposa” llevado a los mercados financieros.
En su opinión esto ha estado ocurriendo mucho en el EUR/USD durante el último año y es el motivo principal por el que el precio no se comporta fielmente tal como debería respecto a los datos fundamentales económicos.
Recomendó ser muy pacientes en el trading y ser conscientes que el precio a lo largo de un año recorre un 1600% mas de distancia de lo que debería, comparándolo con la longitud de la costa de cualquier país. Esto da multitud de oportunidades al trader que sabe ser paciente.
Insistió en que el trader particular por lo general arriesga demasiado y afirmó que “ es mejor hacerse rico lentamente que perder el dinero rápidamente”.

Deporte y Trading
La apuesta del ITC de este año por la psicología vino de la mano de Steve Ward, psicólogo y coach de traders de fondos de inversión, banca de inversión y traders
particulares. Su carrera se inició en el coaching de deportistas de élite, hasta que en el año 2005 una firma de trading londinense le pidió que entrenara a sus traders.
Pronto descubrió que el trading y el deporte tenían muchos puntos en común y, desde entonces, decidió centrar su carrera ayudando a los traders a mejorar en sus rendimientos.
Para él, el éxito en el deporte y en el trading se obtiene a través de la confianza, de la misma manera que un saltador olímpico de trampolín adquiere su confianza comenzando a saltar en sus primeros años a tan sólo un metro del agua, para ir ascendiendo poco a poco hasta los diez metros a los que se encuentra el punto más alto. De otra manera sus emociones le bloquearían y sería completamente imposible saltar al agua. Por eso, en el trading debemos avanzar poco a poco, e ir aumentando nuestra exposición al riesgo a medida que vamos ganando experiencia y confianza.
Su presentación estuvo centrada en una interesante pregunta “¿Podemos superar los impulsos y emociones que el trading nos provoca?” Y es que según Ward la anticipación del éxito estimula las mismas respuestas cerebrales que la morfina, de la misma manera que la anticipación del fracaso estimula los mismos circuitos que se activarían ante un peligro mortal. Todo esto ocurre constantemente en la vida de un trader y hay que aprender a convivir con ello.
Su argumento más interesante consistió en demostrar que los pensamientos que tenemos determinan nuestras emociones y éstas a su vez determinan nuestra forma de actuar ante determinados acontecimientos, por lo que si tomamos el control de estos pensamientos podremos mejorar en última instancia nuestro rendimiento, evitando comportamientos negativos y destructivos. Y es que cuando aumentan las emociones nuestro sistema límbico toma el control, al igual que ocurriría ante un peligro, y somete a nuestra parte del cerebro más racional, llevándonos a tomar peores decisiones y a cometer mayores errores. Enseñó algunas técnicas útiles, y científicamente demostradas, para controlar nuestras emociones, como técnicas de respiración y de meditación de estado presente, que incluso comienzan a utilizar cuerpos de élite del ejército norteamericano para entrenar a sus soldados a dominar el estrés del combate.

Ponsi: el arte de la anticipación
Uno de los ponentes más esperados en esta edición fue el carismático Ed Ponsi. Muy conocido en las cadenas de televisión norteamericanas especializadas en los mercados financieros por su locuacidad, claridad, simpatía y amplio conocimiento de lo que está ocurriendo, no defraudó.
Sin perder la constante sonrisa que le caracteriza contó curiosas anécdotas sobre cómo fueron sus inicios en los mercados financieros, y cuál fue su primer trabajo en Wall Street.
Cuenta que tras un montón de meses perdiendo dinero en su primera firma de trading, y al preguntar a su jefe porqué no le habían despedido, le contestaron “porque nos gusta cómo pierdes, y si encuentras la forma de ganar dinero lo harás muy bien”. Eso se le quedó grabado para siempre, y ha seguido aplicándolo en su trading: nunca aceptar pérdidas importantes en ningún trade.
Además desgranó por qué cree que el dólar está destinado a caer en el largo plazo. En su opinión la política de fabricar dólares de forma agresiva por parte de la Reserva Federal acarreará consecuencias en el largo plazo ya que están jugando con fuego en cuanto a la inflación se refiere. Hay gente, añade, que piensa que el dólar está fuerte, pero en realidad es porque lo comparan con otras divisas como el euro, y eso es “tan injusto como comparar a dos corredores, si uno de ellos tiene una sola pierna”.

Se muestra tremendamente escéptico con las aptitudes de las autoridades económicas, como Bernanke, que deben ser quienes tomen las decisiones para resolver esta situación.
Además es desconfiado respecto al oro, ya que “cuando todo el mundo te dice que compres oro... ¡es el momento de venderlo!”.
Su visión respecto al franco suizo es que el banco Nacional de Suiza no va a poder mantenerlo indefinidamente respecto al euro por encima del 1,20, ya que la situación ahora es completamente diferente de la del año 2009, cuando consiguió aguantarlo por encima de 1,50. Ahora todo el mundo vende euros, y contrarrestar eso supone una enorme cantidad de recursos por parte de la autoridad suiza.
En las sesiones de trading en vivo que llevó a cabo siempre insistió que su misión no era prever lo que iba a hacer el mercado, sino decidir qué haría en el supuesto que el mercado hiciera una cosa u otra.
Piensa que las tomas de beneficios parciales son una herramienta valiosa para dejar correr la operación sin preocuparse de posibles pérdidas, porque hace años aprendió que en su caso, cuanto más pendiente estaba del trade, peor lo gestionaba.
Su estilo de trading se basa en buscar puntos de confluencia, en los soportes y resistencias, bajo la idea de que cuanta más gente se esté fijando en un determinado nivel, porque resulte obvio, mejor. Luego espera confirmación en los rebotes del precio a dichos niveles antes de entrar basándose en el clásico concepto de “comprar en soporte, vender en resistencia”.

El ritmo en el trading
Ron William centró su intervención en el “timing” de entrada al mercado usando velas japonesas en mercados volátiles. En su opinión, la gran ventaja de las velas japonesas es que “en una sola vela, o patrón, se muestra toda la psicología acumulada del mercado”, y eso es de gran ayuda para los traders. Y en especial, es en el cuerpo de la vela donde se acumula toda la esencia de esta psicología del mercado.

Recomienda tener siempre a mano una pantalla con el gráfico diario, con independencia de la temporalidad en la que cada uno opere, para no perder de vista la panorámica del momento.
Las medias móviles le ayudan mucho a medir los ciclos del mercado, en especial las de 200, 100, 50 y 20 exponenciales.
Tiene en cuenta también los niveles de Fibonacci, y según su experiencia los niveles de retroceso tras una tendencia son mayores en entornos de alta volatilidad, por lo que hay que tener en cuenta la misma para determinar posibles niveles de entrada en consolidaciones.

En su opinión, cualquier zona de soporte o de resistencia puede comportarse de cualquier de las dos siguientes maneras: o bien detiene el precio, o bien lo acelera.
Como es tradicional ya, el Intenational Traders Conference finalizó con una mesa redonda, moderada por Gonçalo Moreira de FXstreet.com, en la que los ponentes pudieron debatir sobre sus distintos puntos de vista sobre el trading, y la situación del euro, a la que siguió un cocktail de despedida donde todos los asistentes pudieron aprovechar intercambiar

Para más información sobre el evento, consultar en Forex Duet.