El Tesoro italiano ha conseguido colocar en la subasta de hoy deuda por un total de 10.733 millones de euros. Por una parte, adjudicó letras a seis meses por 9.000 millones de euros, el máximo previsto, a un rendimiento medio del 3,251%, muy inferior al 6,504% que pagó en la anterior emisión similar del 25 de noviembre.
 

Además, ha colocado otros 1.733 millones de euros en bonos a dos años, una cifra que se sitúa por debajo del máximo que esperaba captar, que eran 2.500 millones. Sin embargo, el interés para este tramo también se ha reducido con fuerza, al bajar al 4,853% desde el 7,814% anterior.

Tras la emisión, la Bolsa de Milán registraba un alza de 1,24% a 15.108 puntos.


Mañana intentará conseguir 1.000 millones en bonos a siete años, 3.000 millones en bonos a tres años, 2.500 millones en obligaciones con vencimiento en 2022 y 2.000 millones más en títulos a 10 años.