La Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO) puso hoy a consulta un documento, al que se pueden enviar comentarios hasta el 4 de mayo, sobre las ventas a corto con el objeto de reducir la inestabilidad de los mercados financieros. Las ventas a corto, también conocidas como "short selling", permiten vender acciones que no se poseen para luego comprar los títulos a precios más baratos y obtener así la diferencia de la comisión. Ante las condiciones "extremas" de los mercados por la crisis financiera, el informe del IOSCO, elaborado por un grupo de trabajo del Comité Técnico, pretende "eliminar" las diferencias entre los distintos enfoques reguladores sobre esta operativa, así como "minimizar" cualquier impacto adverso en actividades legítimas. Para ello, el organismo internacional recomienda controles "apropiados" de las ventas a corto para reducir riesgos en la estabilidad y en el funcionamiento "eficiente" de los mercados financieros