Los inventarios de petróleo de Estados Unidos disminuyeron de manera inesperada la semana pasada, según cifras publicadas el miércoles por el Departamento de Energía de Estados Unidos. Los inventarios de crudo declinaron en 3,9 millones de barriles a 335,91 millones de barriles durante la semana que finalizó el 30 de octubre.