Intel ha adoptado cambios organizativos y la ampliación de responsabilidades de algunos de sus ejecutivos clave, con el objetivo de reorganizar las actividades comerciales de la compañía para centrarse en la Intel Architecture y en los procesos de fabricación de primera clase, informó hoy la tecnológica. En concreto, tres altos ejecutivos van a ser responsables de implementar dichas iniciativas. Para realizar estos cambios, Paul Otellini, consejero delegado de Intel, va a dedicar una mayor parte de su tiempo al diseño de la estrategia corporativa y a impulsar las iniciativas de crecimiento de la compañía. En primer lugar, Intel va a consolidar todas sus principales divisiones de productos dentro del Intel Architecture Group (IAG) recientemente formado, con un grupo gestionado de forma conjunta por Sean Maloney y Dadi Perlmutter, ambos vicepresidentes ejecutivos.