El grupo bancario y de seguros holandés ING ha anunciado que suprimirá 2.500 empleos. Lo hará en el marco de una reestructuración en la que eliminará en el país sus filiales de "Postbank" y las renombrará ING. Con esta medida, que empezará a aplicarse a partir de 2009, el banco quiere mejorar el servicio a los clientes y aumentar la eficiencia operativa.
La supresión de empleos se hará en un período de cinco años. La reestructuración costará al banco 890 millones de euros, pero el grupo cree que a partir de 2011 generará un beneficio anual antes de impuestos de 440 millones de euros. El banco "Postbank", cuyas sucursales se encuentran dentro de las oficinas de Correos del país, se creó en 1881 en Holanda y hace alrededor de cinco millones de transacciones cada día. ING ha hecho coincidir esta noticia con la publicación de los resultados sobre el primer trimestre de 2007, en el que el grupo holandés ha registrado un beneficio neto de 1.894 millones de euros, lo que supone una bajada del 3,2% respecto al mismo período del año anterior. ING Direct, división con la que el holandés está presente en España, ha logrado en los tres primeros meses del ejercicio en curso 707.000 nuevos clientes y emitió 5.800 millones de euros en hipotecas. Además, el banco también ha anunciado que mantiene "negociaciones exclusivas" con "Morgan Stanley Private Equity" en Asia para adquirir el 87,8% de las acciones que esa firma posee en el coreano "Landmark Investment Management". Finalmente, el banco ha anunciado su plan de compra de acciones propias por valor de 5.000 millones de euros, un proyecto que comenzará el próximo junio y espera finalizar en el plazo de un año.