El mayor grupo holandés de servicios financieros logró unos beneficios de 1.540 millones de euros en el primer trimestre del año frente a los 1.890 millones de euros del mismo periodo de hace un año. Esta caída del 19% se ha producido por el descenso de las inversiones que han golpeado el negocio de seguros. El resultado está en línea con los 1.560 millones de euros que estimaban los analistas consultados por Bloomberg.