Infineon Technologies AG comunicó que en el tercer trimestre sus pérdidas netas se ampliaron a 592 millones de euros, frente a unas pérdidas de 197 millones de euros un año antes, debido en gran parte a las pérdidas de su filial Qimonda AG., que cotiza en Nueva York. La pérdida neta del grupo del fabricante alemán de semiconductores resultó peor que los 325 millones de euros previstos por los analistas consultados por Thomson Financial News. Además, Infineon realizó un ajuste negativo de valor de 411 millones de euros en Qimonda, especializada en las memorias informáticas.