La compañía tecnológica lidera los descensos del selectivo español después de presentar su nuevo plan estratégico 2018-2020, en el que prevé retomar el dividendo y agrupar sus actividades de Tecnologías de la Información (TI) en una filial.

Indra registra descensos cercanos al 2%, encabezando las bajadas delIbex 35 en una sesión en la que ha presentado su nuevo plan estratégico para 2018-2020.

Así, la multinacional tecnológica prevé para el periodo 2018-2020 generar un flujo de caja libre de entre 550 y 650 millones de euros, que se destinarán a financiar el crecimiento (se duplicarán las inversiones), reducir aún más el apalancamiento financiero y retomar la política de dividendos.

Antes de la apertura de la sesión, Indra ha anticipado algunas líneas estratégicas del plan que presentará hoy en su Investors Day. La compañía espera obtener un crecimiento orgánico de ingresos leve (inferior al 10%) y un incremento del ebit superior al 10% anual durante el período 2016-20.

Sitúa su estimación de inversión en el rango 150-200 millonesen el período 2018-2020, en el que continuará el proceso de desapalcancamiento y se recuperará el dividendo.

Según los analistas de Bankinter, “las estimaciones de crecimiento parecen positivas y asumibles a priori. El ritmo de incremento estimado del ebit es inferior al actual (18,7% al cierre del tercer trimestre), si bien es cierto que el crecimiento de este año está condicionado por la integración de Tecnocom”.

 

Por su parte, los analistas de Renta 4 destacan que  los objetivos de la guía son inferiores a sus estimaciones, principalmente en ebit y generación de caja. En concreto, subrayan que el ebit alcanzaría los 236 millones a 2020 teniendo en cuenta un crecimiento del 10%, inferior a su previsión de 276 millones, con un crecimiento del 14%, mientras que los objetivos de generación de caja también quedan por debajo de lo esperado.

Por todo ello, Renta 4 espera un impacto negativo en la cotización de Indra y pone en revisión su valoración, anteriormente en infraponderar, con un precio objetivo de 11,1 euros por título.

El consenso de analistas de Reuters aconsejan mantener las acciones de Indra, con un precio objetivo de 13,13 euros, lo que da a la compañía un potencial del 10,2%. En concreto, de las 23 casas que siguen a Indra, 10 recomiendan comprar; cinco, mantener y ocho, vender.

En lo que va de año, Indra se revaloriza un 14,41%. Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan una puntuación de 3 sobre 10 a la compañía, que se encuentra en fase de rebote, con una tendencia bajista tanto a medio como a largo plazo y una volatilidad decreciente en ambos periodos.