La compañía de ingeniería aumentó su beneficio un 75,7%, hasta 85 millones de euros en los nueve primeros meses del año gracias a la evolución del negocio y a la compra de Tecnocom.

Las ventas en el periodo crecieron un 8,5%, hasta colocarse en 2.116 millones de euros gracias también a Tecnocom y las aceleraciones del crecimiento orgánico del negocio de TI de Indra y del negocio de Tráfico Aéreo en el mismo periodo del año anterior.

Excluyendo el impacto de Tecnocom, las ventas de Indra habrían crecido orgánicamente un 5% en reportado

Durante los nueve primeros meses del año, el tipo de cambio ha impactado positivamente a los ingresos en trece millones de euros, aunque menos de los 20 que aportó en el mismo periodo del año anterior.

Señalan en la compañía que excluyendo el impacto derivado de la adquisición de Tecnocom, las ventas hubieran crecido un 3%. Tecnocom, que comenzó a consolidar desde el 18 de abril de 2017, contribuye con 167 millones de euros en ventas y 4,7 millones en EBIT en este período.

Explican en Indra que “la consecución de las sinergias operativas comunicadas en el momento de la transacción, se está produciendo a ritmo más rápido del planeado, y con un coste menor al inicialmente previsto”.

Más allá de los efectos de operaciones corporativas, Indra señala que la contratación sube un 13,0%.

La deuda neta se eleva hasta 680 millones de euros en septiembre de 2017, frente a los 523 millones de diciembre como consecuencia principalmente del pago en caja asociado a la adquisición de Tecnocom. Sin embargo, el nivel de apalancamiento asciende a 2,5 veces el EBITDA de los últimos 12 meses. Excluyendo la integración de Tecnocom, dicho nivel habría descendido hasta 1,9 veces.

Indra resultados