Indra considera que la venta por parte de Gas Natural de su participación del 5% en el grupo tecnológico no supondrá "un cambio sustancial" ni afectará a la estabilidad de su accionariado, señalaron hoy a Eruopa Press en fuentes de la compañía.
 "Una participación del 5% es un porcentaje pequeño en relación con el total del capital del grupo, por lo que no creemos que suponga un cambio sustancial", indicaron las fuentes, que añadieron que los socios viven el proceso con "total naturalidad".

Las fuentes indicaron no obstante que, como sujeto pasivo, del proceso tenían que esperar a ver que ocurría aunque especificaron que se trataba de una operación tranquila y de una "situación habitual" y resaltaron que, a pesar de la decisión de Gas Natural de desinvertir en el capital de Indra, la relación con la compañía siempre ha sido "buena".

En este sentido, las fuentes especificaron que, independientemente de esta operación, a principios de 2007, fecha en la que Indra compró Soluciona, negocios de consultoría y tecnologías de información de Unión Fenosa, -- una operación que supuso a su vez el desembarco de la firma energética en el capital de Indra-- ambas compañías firmaron un compromiso por el cual durante los siguientes siete años Indra sería el proveedor estratégico de sistemas y tecnologías de la información de Unión Fenosa y matizó que "esta cláusula se mantiene".

Gas Natural informó hoy que ha iniciado la venta de su participación del 5% en Indra, en un proceso de colocación privada entre inversores cualificados. En concreto, la colocación afectará a 8,2 millones de acciones del grupo presidido por Javier Monzón y de ella se hará cargo JPMorgan, que buscará entre los inversores cualificados no sólo agentes españoles, sino también extranjeros.

Fuentes de Gas Natural indicaron a Europa Press que la "colocación acelerada" de la participación se ha lanzado al cierre del mercado y que, concluida la misma, la gasista informará del precio de venta final.

Esta operación se suma a la desinversión que Gas Natural hizo en julio del año pasado, cuando redujo del 18% al 5% la participación que poseía en Indra a través de Unión Fenosa, en una operación destinada a reducir el nivel de endeudamiento de la gasista tras la compra de la eléctrica.