Hay mucho que perder pero, también, mucho, mucho más que ganar en el Ibex 35. El selectivo español se halla en una encrucijada en la que un rebote a estas alturas lo llevaría a visitar niveles añorados, mientras que, un empeoramiento del escenario macroeconómico se convertiría en su ‘tiro de gracia’, llevándole incluso a hundirse en niveles mínimos de casi una década. En las manos de los líderes políticos y económicos mundiales está el devenir de nuestro selectivo para el segundo semestre, ¿por dónde pasará éste? Estudiamos la hoja de ruta de nuestro Ibex 35 para los próximos meses.


Ojala pudiéramos hacer borrón y cuenta nueva de los últimos 6 meses del Ibex 35 y que el lastre superior al 35% que arrastra se convirtiera en agua pasada. Esto es complicado, pero no descartable. Los indicadores de sentimiento vaticinan una posible subida, también las teorías históricas de rebotes bursátiles. Son las incertidumbres económico-políticas las que no dan respiro. De momento, no podemos descartar ningún escenario, por lo que estudiamos las variables que condicionarían que el Ibex 35 acabara o no el 2012 con una sonrisa:

Obstáculos para el rebote
- Que los bancos centrales de Europa y EE.UU. no muevan ficha. Como explica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets, para que las bolsas se recuperen y comiencen una senda alcista se necesita un catalizador “que únicamente puede venir de Europa o de EE.UU. Este catalizador podría ser, por un lado, un nuevo QE3 por parte de la Fed americana, algo que se ha comprobado que empuja a los mercados de renta variable al alza, sobre todo los de Wall Street, pero también a los europeos. Por otro lado una política de nuevas inyecciones de liquidez, más compras de bonos a países periféricos o cualquier política ligada al crecimiento en Europa también podría animar a los mercados”. Así pues, el seno de la Reserva Federal, a juzgar por los últimos discursos del presidente del organismo, Ben Bernanke, se deja una puerta abierta al impulso de estímulos adicionales (QE3) en caso necesario. Mientras tanto, desde el núcleo fuerte de la Unión Europea, Alemania, no se están promoviendo estas políticas, sino todo lo contrario, se está apostando por la austeridad como método de reducción del elevado déficit de las economías periféricas. Sin embargo, como muchos expertos ya han avisado, estas medidas pueden ahogar más que oxigenar nuestro crecimiento y mercado. ¿Qué pasaría si finalmente ambos organismos financieros centrales movieran ficha? Según Pellón “en ese caso el Ibex 35 sería el índice que mayor rebote se podría apuntar, dado que es el que más cae a nivel mundial y, por tanto, tiene más recorrido al alza. Esto haría que las compras sobre valores españoles entraran con fuerza llevando al Ibex a buscar los 9.000 puntos”. Además, según Javier Flores, responsable de servicio de estudios financieros de ASINVER, “el definitivo premio gordo para los alcistas sería el anuncio de la aceptación de los eurobonos por Alemania”.

- El problema económico y político de Grecia persiste. La incapacidad de formar gobierno de los partidos políticos elegidos en las urnas en los últimos comicios generales de mayo ha llevado a retrasar una solución para el país, mientras que ha aumentado las posibilidades de que Grecia salga del euro. Las elecciones generales helenas tendrán lugar de nuevo el 17 de junio y, lo que preocupa más al mercado de estos comicios es un triunfo de las fuerzas anti-europeístas que podría llevar a Grecia a salir de la unión monetaria. Si esto se diera, “tensionaría la financiación de la deuda a largos plazos, metería presión al euro y el equity lo recogería muy negativamente por el miedo al contagio a otras economías, especialmente España e Italia”, indica Rubén de la Torre, gestor de renta variable de Inversis Banco.

- Wall Street da señales de agotamiento. Los principales índices estadounidenses han perdido niveles de soporte clave, lo que, según Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com, “los incorpora a la tendencia bajista generalizada de la renta variable, favoreciendo la actual dinámica bajista”. No obstante, según Luisa Martínez, responsable de análisis de Miramar Capital EAFI, “mientras la corrección se sitúe entre el 5-10% no debemos preocuparnos, ya que, en ese caso, lo más lógico sería que se formara un suelo donde apoyarse para continuar creciendo en los próximos meses”. Además, la ‘Teoría del ciclo presidencial’ nos dice que, al ser éste un ejercicio de elecciones, en el que se suelen promover más medidas expansivas para favorecer la reelección del presidente, la bolsa norteamericana debería terminar el año alcista, lo que, por ende, daría un empujón a las bolsas europeas.

- Gran volumen de posiciones cortas en la bolsa española. El Ibex 35 está minado por las posiciones cortas, especialmente en valores del sector bancario, los cuales, tienen mucho impacto en la evolución del índice. Ante este hecho, la CNMV estaría barajando volver a imponer las prohibiciones a posiciones cortas en los bancos españoles. Sin embargo, la experiencia nos dice que esta medida no es eficaz para frenar la caída del Ibex 35. Según Renta 4, la presión bajista hace probable un movimiento bajista de cierta importancia para el medio plazo y que, en el caso del Ibex 35, podrá hacerle visitar los mínimos de 2002-2003, los 5.200 puntos”. No obstante, matizan que “esta idea, en caso de materializarse, no sería incompatible con importantes reacciones al alza que, a su vez, tendrían resistencia en los 7.500 puntos”.

- Deterioro de la situación macroeconómica de España. En las últimas semanas nuestra economía ha sido un ‘campo de minas’. La desviación de los déficits de alguna comunidades autónomas ha hecho que el ratio de deuda española sobre el PIB nos aleje del objetivo, ya de por si complicado, de acabar el 2012 con un déficit del 5,3%. Además, según la OCDE, nuestra economía permanecerá en recesión en 2012 (-1,6%) y también en 2013 (-0,8%) y el desempleo aumentará hasta el 25,3%.

Vientos a favor del rebote

- Indicadores de sentimiento demasiado bajistas. Como explica Luis Francisco Ruiz, “el sentimiento bajista marca unos niveles extremos no vistos desde septiembre de 2011, lo que suele favorecer suelos o, al menos, grandes rebotes de mercado”. De hecho, el experto ‘se moja’ y vaticina que “asistiremos a un rebote superior a los 1.000 puntos que aproximará al Ibex 35 a la media móvil simple de 200 sesiones, en 8.200 puntos”. No obstante, José Luis Cava, analista técnico independiente, dice que “para confirmar un suelo del mercado, el Ibex 35 debería superar los 6.800 puntos”.

- La historia. Kai Torrella, CEO de Gesinter, nos recuerda que “este trimestre puede producirse un rebote de cierta magnitud en el Ibex pues, en los últimos 3 años, ante desplomes de esta magnitud, se han producido rebotes en los que se recuperan 2/3 de la caída. El pesimismo es atroz (con razón), pero esto es la bolsa, y los precios atractivos se producen en situaciones de pánico como las actuales. Por lo que pienso que se producirá un rebote que nos puede situar en los entornos del 7.800, y que lo liderarán los que más pesan en el Ibex 35 que, a su vez, han sido los más castigados, léase bancos, Telefónica, Iberdrola, Repsol”. En cambio, “los medianos y pequeños que han aguantado bien, no creo que también se sumen al rebote aportando rentabilidades extras excepcionales y adicionales, sino que continuarán en su línea”.

- Los grandes valores aguantan. Entre las acciones más penalizadas del selectivo español este año están los blue chips, sobre todo los bancos. Sin embargo, como indica Roberto Moro, de Apta Negocios, ni BBVA (4,75), ni Santander (4,50) han perdido soportes, por lo que podríamos experimentar un rebote a 7.200 puntos”.

Escenarios técnicos
Expuestos los condicionantes del mercado español, el escenario técnico del Ibex 35 viene marcado por un amplio rango comprendido entre los mínimos de marzo de 2003, en los 5.200 puntos, y la media móvil de 50 sesiones, que cotiza en torno a 8.400 puntos. Por tanto, ¿qué niveles técnicos podría visitar el Ibex 35? Si todos los condicionantes negativos van a peor, el selectivo podría profundizar sus caídas y, por tanto, "tras perder el soporte de los 6.500 puntos, no tenemos otra referencia que los 5.200 puntos”, situación en la que, según Rubén de la Torre, “el mercado estaría descontando lo más dramático, como la ruptura del euro”.

En cambio, de solucionarse los factores negativos que están minando la bolsa española y confirmarse los positivos, el Ibex 35 subiría, incluso más que otros índices ya que ha sido el más castigado. “Por arriba, el índice encontraría resistencia en los 6.900 puntos. Si superara este nivel, el siguiente a visitar serían los 7.280 puntos y, posteriormente, los 7.500 puntos. Más allá, tendría que superar la media móvil semanal de 50 sesiones, en los 8.400 puntos, aunque habría algún intermedio, por ejemplo, los 8.000 puntos”, explica el experto de Inversis Banco.

SI DESEA LEER ESTE ARTÍCULO AL COMPLETO Y CONSULTAR LAS IDEAS DE INVERSIÓN CENTRADAS EN VALORES DEL iBEX 35, REGÍSTRESE EN NUESTRA ZONA PREMIUM PINCHANDO AQUÍ.