Un rango lateral de 1.000 puntos da para mucho, sobre todo, si partimos de valores tan castigados como los financieros y de un índice, el Ibex 35, en el que su peso es una obviedad manifiesta. BBVA y Santander están llamados a encabezar el repunte una vez que el selectivo nacional haya superado la cota de los 6.500, “nivel clave”, afirman los expertos para encarrilar un cambio de tendencia que responde a las siglas H-C-H. De momento, andamos camino del máximo, pero cuidado que ya saben lo que viene tras el ascenso.

“Si el Ibex 35 aguanta los 6.500 puntos, irá hasta los 7.400 y entrará en un rango lateral”, afirmaba la semana pasada Víctor Rodríguez, analista de CMC Markets, un hecho que, de primeras, ya aleja las alarmas bajistas y da un respiro a los blue chips tras un recorte en el último mes cercano al 3,4% para la bolsa española.

El verano se presenta lateral, por tanto, para nuestro selectivo que previsiblemente vivirá rebote tras rebote “para posteriormente caer”, tal y como asegura Alberto Iturralde, director de Días de Bolsa, que tiene muy claro que en momentos en que “todo el mundo está muy bajista, al Ibex 35 no le toca caer”. Es lo que el analista independiente, José Luis Cava, califica como “la teoría de la opinión contraria”. En su vídeo análisis de la Zona Premium, Cava aseguraba que el selectivo está llamado a ir a los 7.400 puntos, “zona muy importante en la que ha sido frenado hasta en cuatro ocasiones” desde el pasado mes de septiembre.

IBEX 35, SANTANDER, BBVA (FUENTE: YAHOO FINANCE)


Pero, ¿dónde está el ‘hombro’ del Ibex?Gabriel Montalto, director en España de Hanseatic Brokerhouse, sitúa este nivel en “6.480/6.350 puntos”, zona que “mientras no pierda, la figura seguirá activa”. De hecho, el experto no descarta ver “un segundo hombro en 6.200”. En su opinión, “al darse la vuelta, el Ibex 35, como mínimo, debería buscar niveles de 8.000/8.500/9.000 puntos”, subida que, por cierto, “sería la última”, según Montalto.

Realizado el contexto, la banca lleva todas las de ganar en este marco debido a su peso dentro del selectivo. Las últimas recomendaciones hablan de “comprar”, según el bróker de Nomura, o mantenerse “neutral”, en el caso de Crédit Suisse, con un precio objetivo de 5,50 euros, para la entidad presidida por Francisco González.

“Las mejores oportunidades de inversión para ponerse largo ahora son Repsol, Telefónica, BBVA, Santander y, posiblemente, Iberdrola”, asegura Montalto. Recomienda precaución, no obstante, con Inditex “por estar inmersa en una burbuja y, aunque pueda subir algo ahora, en caso de llegar el Ibex 35 a 8.000 los grandes bancos darían mejor rentabilidad” que la compañía de Amancio Ortega.

Las mayores esperanzas de rebote, según los expertos, recaen en el Banco Santander y no es de extrañar a tenor de la corrección sufrida en el último mes. Mientras que la entidad de Emilio Botín corregía un 8,5%, BBVA se deja por el camino un 6,5%, dos puntos por debajo y eso se nota a la hora de recuperar el terreno perdido. Alberto Iturralde apunta a “los 5 euros” como “objetivo” para el Banco Santander, un valor que es “mejor opción” para el analista que otros blue chips como Repsol. “El soporte debería estar en 4,6 euros y el stop en 4,45”. BBVA, por su parte, encuentra “soporte en 4,85 euros y resistencia en 5,35 euros”.

¿Cuáles son los soportes para ambas entidades?
Roberto Moro, analista de Apta Negocios, considera que en el caso del Santander se encuentran en los “4,68 euros” y en el del BBVA los 4,85 euros”, niveles respetados en todo caso al cierre de la sesión de ayer.

El analista recomienda esperar para empezar a tomar posiciones a la superación de los “5,05 euros” con objetivo en 5,35, “zona de fuerte resistencia” en relación a la entidad de Emilio Botín. E idéntica situación para BBVA, aunque en su caso Moro habla de “neutralidad” si superase “los 5,35 euros con resistencia “en 5,68 euros”. Es momento de “hacer trading de rango” en esos niveles, afirma el experto.

Dentro la Zona Premium de Estrategias de Inversión, Luis Francisco Ruiz considera que BBVA no ha roto “la estructura de mínimos crecientes” de las últimas semanas y que “viene acompañada”, además, “de un aumento en el volumen de negocio” lo que hace presagiar una buena nueva. Ruiz habla de estabilidad en los precios de la entidad “después de establecer un máximo significativo en 5,79 euros, nivel próximo a la media móvil de 200 sesiones”.

¿El verano es tiempo, por tanto, de esperanza?
De momento, los analistas sí estiman un rebote, aunque éste tenga fecha de caducidad. Desde luego que a los bancos recorrido no les falta…