Iberia obtuvo unas pérdidas de 181,9 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a las ganancias de 51,1 millones de euros que registró en igual periodo de 2008, informó hoy la aerolínea a la Comisión Nacional de Valores (CNMV).
Los ingresos de explotación de Iberia se situaron en 3.337,2 millones de euros, con un descenso del 19,5% respecto al periodo enero-septiembre de 2009.

Excluyendo los ingresos no recurrentes, los ingresos de explotación de la aerolínea habrían caído un 19,1%, hasta 3.333 millones de euros, debido fundamentalmente a la reducción de los ingresos de tráfico aéreo, que cayeron un 21,9%, "muy afectados por la recesión económica".

La aerolínea, que ayer materializó su fusión con British Airways, obtuvo un beneficio de explotación antes de impuestos, intereses, amortizaciones y alquiler de flota (Ebitdar) de 69,7 millones de euros, un 81% menos que en igual periodo de 2008.

La compañía subrayó que el sector aéreo en España "se enfrenta a unas circunstancias "excepcionalmente difíciles", con un tráfico interno que está sufriendo el impacto de la recesión económica y la nueva competencia que supone las líneas del AVE, especialmente en el trayecto Madrid-Barcelona.

Iberia destacó que estos resultados pese a ser peores a los del período anterior, son "significativamente" mejores que los logrados en los dos primeros trimestres del año, cuando acumuló unas pérdidas de 165 millones de euros.

A pesar de estas cifras, la aerolínea destacó que su situación financiera y de liquidez "continúa siendo sólida", con un saldo disponible ajustado de 1.582,5 millones de euros, un 1,2% más que al cierre de 2008, con un endeudamiento neto ajustado de 1.170,5 millones de euros, un 15,6% más respecto a la cifra alcanzada en 2008.

La fusión entre Vueling y Clickair, en la que Iberia mantiene una participación del 45,85%, generó unas plusvalías para la compañía en torno a los 20 millones de euros.

REDUCE UN 11,4% SUS COSTES

En el marco de la implementación del plan de contingencia, la aerolínea continuó aplicando ajustes de capacidad en toda su red con un recorte del 4,8%, y paralelamente redujo su plantilla y flota, lo que ha permitido mantener la productividad en "niveles similares" a los del año anterior y mejorar "sensiblemente" la utilización de la flota (+4,7%).

Por otro lado, la aerolínea apuntó que también está acelerando el recorte de costes, lo que ha permitido "ralentizar" sus pérdidas. Así, redujo hasta un 11,4% los gastos de explotación, con descensos en prácticamente todas las partidas.

En el caso del combustible, que ahora representa el 24,3% de los gastos de explotación totales, se vio recortado en 311,9 millones de euros, gracias al "significativo" descenso del precio del petróleo, al menor consumo derivado de la reducción de capacidad y al efecto favorable de las coberturas del tipo de cambio euro-dólar.

No obstante, la aerolínea puntualizó que se benefició "sólo parcialmente" de esta caída del precio, debido a las coberturas contratadas a mediados de 2008, que aseguraban el 56% de los consumos de los nueve primeros meses, lo que a su vez produjo una reducción del 34,1% en el gasto de combustible del tercer trimestre.

En cuanto a los gastos de personal, descendieron un 3,4% debido a la reducción del 4,2% de la plantilla que afectó a todos los colectivos y gracias a las medidas de contención salarial. Por segmentos de negocio, el mayor ajuste de plantilla se realizó en Iberia Airport Servicios, con un recorte del 9%, hasta 713 empleados.