Iberdrola se ha deshecho de una participación indirecta en UIL Holdings, a través de su filial de Estados Unidos, por un total de 1.250 millones de dólares. ¿Su objetivo? Obtener recursos para invertir.
Iberdrola ha vendido a UIL Holdings su participación indirecta, a través de Iberdrola USA, en tres gasistas estadounidenses por un total de 1.250 millones de dólares (918 millones de euros), informó la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Se trata de las gasistas Connecticut Natural Gas, The Southern Connecticut Gas y Berkshire Gas Company. Junto a esto, la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán reafirma su apuesta por Estados Unidos y su disposición a invertir en este mercado, uno de los de mayor crecimiento, 7.000 millones entre 2010 y 2012.


Dicho importe será destinado a financiar la construcción por parte de Central Maine Power Company, sociedad íntegramente participada por Iberdrola USA, de la línea de interconexión entre Estados Unidos y Canadá, proyecto denominado 'Maine Power Reliability Program' (MPRP). El objeto de la venta es obtener recursos con los que invertir cerca de 1.400 millones de dólares (1.037 millones de euros) en la construcción de dicha línea de interconexión.

Esta desinversión se suma a las ventas de activos no estratégicos ya realizadas por Iberdrola en el último año, entre las que destacan la del 2,7% de EDP, la de su participación del 15,68% en Petroceltic International PLC y la de los activos de gas integrados en Seneca Lake.

La interconexión estará concluida en 2015 y, según un informe de la Universidad de Southern Maine, creará durante el desarrollo del proyecto hasta 3.327 puestos de trabajo. Cada año se generará una media de 2.100 empleos.