Iberdrola Renovables logró un beneficio neto en el primer semestre de 194,2 millones de euros, lo que supone multiplicar por cuatro (325,1%) el resultado obtenido en el mismo periodo de 2007, gracias al incremento de la producción y los altos precios del mercado eléctrico mayorista. Según la información que la compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el EBITDA ascendió a 587,4 millones, lo que representa un incremento del 127,6%, mientras que la cifra de negocios creció el 168%, hasta los 937,7 millones de euros. Estos resultado están ligeramente por encima de las previsiones anunciadas en la Junta de Accionistas de la sociedad el pasado mes de junio, cuando la eléctrica vaticinó un beneficio neto de 170 millones y un EBITDA de 570 millones.
La filial de energías limpias mantiene su previsión de ganar en el conjunto del ejercicio 400 millones de euros y alcanzar un beneficio bruto de explotación (EBITDA) de 1.300 millones, el doble que el de 2007. En cuanto al interés de la compañía por los activos eólicos del fondo de inversión australiano Babcock&Brown, el presidente, Ignacio Sánchez Galán, afirmó durante una conferencia con analistas que Iberdrola Renovables tiene "la obligación" de estudiar todas las operaciones que surjan en los países en los que opera. No obstante, subrayó que cualquier inversión debe ajustarse a "los estrictos criterios financieros" que la empresa aplica a cualquier compra. Plan Estratégico El 24 de junio pasado Iberdrola Renovables presentó su plan estratégico para los próximos cinco años, periodo en el que prevé invertir 18.800 millones de euros en el desarrollo de parques eólicos y almacenamientos de gas natural, negocio al que destinará 800 millones. Al cierre del primer semestre, la filial de energías renovables de Iberdrola contaba con 7.949 megavatios (MW) instalados (5.997 MW eólicos), un 68,4% más que en el mismo periodo de 2007, incremento que se explica por la incorporación de los activos de renovables en el Reino Unido y EEUU de Scottish Power, adquirida en abril de 2007. Entre enero y junio pasados Iberdrola puso en marcha 851 MW nuevos, actualmente tiene en construcción 1.686 MW y tiene previsto iniciar la instalación de otros 526 MW durante el tercer trimestre. La cartera de proyectos actual asciende a 54.160 MW, cifra que incluye los activos eólicos incluidos en el acuerdo estratégico firmado con Gamesa el pasado 13 de junio. En los seis primeros meses del año Iberdrola Renovables generó 8.558 gigavatios-hora (GWh), lo que supone un 83,5% más que en el mismo periodo de 2007. Áreas de negocio Por áreas, el negocio eólico en España, país donde la empresa tiene la mayoría de sus instalaciones, registró un EBITDA de 333,6 millones, un 42,6% más, mientras que en EEUU ascendió a 138,4 millones y en el Reino Unido a 42,3 millones. El EBITDA de la actividad eólica en el resto del mundo creció el 62,1%, hasta alcanzar los 28,6 millones. En el negocio de energía minihidráulica, en el que Iberdrola cuenta con una potencia instalada de 342 MW, el EBITDA obtenido entre enero y junio pasados fue de 16,5 millones, el 33% más. El resto de negocios, que comprende la gestión de energía y los almacenamientos de gas, el EBITDA fue de 25,9 millones. A 30 de junio la deuda neta de la empresa era de 1.949,9 millones.