Iberdrola pidió hoy a los gobiernos que se impliquen en la consecución de un acuerdo en la Cumbre Mundial de Cambio Climático de diciembre en Copenhague que permita definir las bases del "post Kioto". Para la eléctrica, es necesario consensuar unos objetivos "ambiciosos" de reducción de emisiones y desarrollar mecanismos que ayuden a los países a adaptarse al cambio climático. Para lograrlo, aboga por un marco regulatorio común y estable que favorezca las inversiones verdes. El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán califica de "urgente" un acuerdo sobre el cambio climático que anime a los países a participar en una estrategia común a partir de 2012, que es el año en que expira el Protocolo de Kioto. Además de los objetivos medioambientales, Iberdrola asegura que la cumbre de Copenhague supondrá "una excelente oportunidad para redireccionar la economía mundial hacia un modelo sostenible, basado, entre otros pilares, en las energías renovables".