El beneficio neto de Iberdrola ha crecido un 30,5%, hasta los 1.613 millones de euros, en los nueve primeros meses del año. Scottish Power ha contribuido a la cuenta de resultados con 320 millones de euros. El EBITDA, por su parte, se ha incrementado un 29,9% hasta los 3.811,6 millones de euros, y las ventas han alcanzado los 11.376,5 millones de euros, un 39,5% más.