Iberdrola ha ofrecido un Plan de Reinversión del Dividendo para permitir a los accionistas dedicar la retribución complementaria de este año a la compra de títulos de la eléctrica, anunció en una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La junta de accionistas de la compañía acordó a finales de marzo repartir el próximo 1 de julio un dividendo complementario de 0,184 euros brutos por acción, que se sumará a los 0,143 euros por acción repartidos el 2 de enero, y que elevará a 0,327 euros la retribución total a cargo de las cuentas de 2008.

Dado que el dividendo está sometido a una retención fiscal del 18%, los accionistas podrán reinvertir un importe equivalente a restar del dividendo bruto este porcentaje. Además, la reinversión deberá ser por este montante final, esto es, por el 82% del importe bruto del dividendo.

El precio de reinversión de cada acción será equivalente a la media simple de los cambios medios ponderados de los títulos de Iberdrola en los cinco días hábiles bursátiles anteriores al pago del dividendo. De este valor, se descontará el del dividendo. Los accionistas podrán fórmular órdenes de reinversión entre el miércoles 10 de junio y el próximo 30 de junio.