El beneficio se dispararía por la consolidación de la filial estadounidense Energy East y la creciente producción de energía renovable. El frío inusual en Europa también puede haber aumentado la demanda en Reino Unido y España. Durante el día del inversor en Londres el 24 de febrero, la atención se centrará en la posible venta de activos después de que la compañía dijera que amplía su plan de desinversiones de 2.500 millones y en las previsiones para 2010.