La adquisición de la compañía estadounidense Energy East por parte de Iberdrola quedará cerrada previsiblemente en el primer semestre de 2008, antes de lo previsto por la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán cuando anunció en junio la compra del grupo estadounidense. En un informe remitido la semana pasada al regulador estadounidense (SEC), Energy East adelanta la fecha de cierre de la operación, prevista inicialmente para la segunda mitad del año, y explica a sus accionistas que se les convocará a una asamblea en una fecha aún sin determinar de 2007 para que se pronuncien sobre la misma.
Como ya hizo a finales de junio, cuando se anunció la compra, el consejo de administración de Energy East recomienda la operación a los accionistas y cita sendos informes de JPMorgan y Greenhill, en los que se aprecia la convenciencia de la venta desde un punto de vista financiero. Para el cierre de la transacción, Energy East deberá lograr el visto bueno de sus accionistas, obtener los permisos de los reguladores y satisfacer las condiciones de la venta. La empresa estadounidense dice que espera presentar todas las solicitudes y registros necesarios para la aprobación a finales del tercer trimestre de este año y, aunque confía en que recibirá el visto bueno, advierte de que no se pueden descartar retrasos en el proceso. Sinergias Iberdrola anunció el 25 de junio la compra del 100% de Energy East por un importe de 3.400 millones en efectivo. La eléctrica española se comprometió además a asumir la deuda de la adquirida, que asciende a 3.000 millones, de modo que el valor total de la operación es de 6.400 millones. Energy East opera en los negocios de distribución, generación y comercialización en cinco estados de Norteamérica: Nueva York, Maine, Massachusetts, New Hampshire y Connecticut. La integración de Energy East en el Grupo Iberdrola se realizará a través de una filial en Estados Unidos, Green Acquisition Capital Inc, a la que se dotará de los recursos financieros necesarios. En el acuerdo, el Bank of America Securities y ABN Amro actuaron como bancos asesores de la eléctrica española.