HSBC ha llegado un acuerdo para vender su unidad de tarjetas de créditos en EE.UU. y su unidad de servicios a Capital One por un valor aproximado de 2.600 millones de dólares.

La venta de esta unidad, que tenía unos activos brutos de 30.400 millones de dólares a finales de junio, es parte de una reestructuración radical y un plan de recorte de costes de 3.500 millones de dólares llevado a cabo por el nuevo presidente ejecutivo de HSBC, Stuart Gulliver, según informa la CNBC.

“Esta venta reporta capital y muestra que Stuart Gulliver está ejecutando las prioridades que ha establecido” ha dicho John Wadle, analista con Mirae Asset Management.

La división ganó 600 millones de dólares en beneficios después de impuestos durante el primer semestre finalizado el 30 de junio de este año. HSBC ha dicho que el acuerdo impulsará el ratio de capital estructurado Tier 1 de HSBC en 60 puntos base al 11,4% a finales de junio.

Capital One pagará en efectivo y en acciones. HSBC ha aceptado 750 millones de dólares en acciones de Capital One como parte del trato.

"Esta operación continúa la estrategia que anunciamos a nuestros inversores de enfocar nuestro negocio de Estados Unidos en torno las necesidades internacionales de los clientes en banca comercial, banca global y mercados", ha dicho Gulliver en un comunicado.

Las acciones de HSBC caen con fuerza, un 5,28% hasta los 42,55 dólares, mientras que Capital One se apunta un 5,74%