Más de 800 empleos de manufactura de alta tecnología van a desaparecer en Escocia como parte del recorte de 5.700 empleos anunciados por Hewlett-Packard  en Europa, Oriente Próximo y África, según las autoridades escocesas. El gigante de la informática anunció los recortes el jueves, pero no especificó dónde se producirían.
Sindicatos y políticos locales señalaron que los despidos afectarían a la planta que tiene la empresa en Erskine desde hace 22 años, y que aproximadamente 850 de sus 1.300 trabajadores perderán su puesto.

"Éstas son noticias extremadamente decepcionantes, y sé que éste será un momento de gran preocupación para los empleados afectados", señaló en un comunicado el parlamentario escocés John Swinney, añadiendo que se reuniría el viernes con directivos de HP.

"El traslado fuera de Erskine no se espera hasta el año que viene, y esto nos da tiempo valioso para asistir y mitigar el impacto de esta pérdida sustanciosa de fabricación", comentó.

La planta de Erskine abrió en 1987 bajo la marca Compaq, empresa adquirida en 2002 por HP. En su momento de más personal, la fábrica tuvo 2.5000 trabajadores.