El acuerdo final para la refinanciación de la deuda supone el inicio de una nueva etapa para Habitat, con activos valorados en 3.000 millones de euros, con una nueva situación financiera y un plan de negocios para los próximos ocho años.Habitat, presidida por Bruno Figueras, es la quinta inmobiliaria de España y suscribió un crédito sindicado para la compra de Ferrovial Inmobiliaria hace más de un año, que luego no pudo devolver en las condiciones pactadas por el giro del mercado residencial.El acuerdo se ha diseñado de manera que el grupo de 38 bancos acreedores de Habitat le permita a esta sociedad devolver el montante principal del crédito en 2010, dando un amplio período de carencia para contar con un respiro financiero en un momento de caída de las ventas del mercado residencial.Habitat, además, cuenta con Ferrovial, que controla un 20% de su capital, que se ha comprometido a comprar activos de Habitat por valor de unos 100 millones de euros y convertir en participativo un crédito sindicado de 250 millones de euros.Tras la adquisición de la división inmobiliaria de Ferrovial en diciembre de 2006, Habitat quintuplicó sus activos y se situó entre los primeros grupos españoles y europeos del sector de la promoción inmobiliaria, con 1,5 millones de metros cuadrados, fundamentalmente destinados a vivienda, y más de 70 promociones en curso.La deuda contraída por la compra de la división inmobiliaria de Ferrovial supuso un endeudamiento con el sindicato de bancos de 1.736 millones de euros, cantidad de la que ya se ha devuelto una parte (el endeudamiento sobre el que se negocia actualmente asciende a 1.586 millones de euros).Además, la compañía inició un plan de desinversiones que se ha llevado a cabo entre 2007 y 2008 y en el que se ha desprendido de buena parte de sus activos.En los últimos días representantes de los grandes bancos españoles, como La Caixa, BBVA, Popular y Santander, que lideraban el sindicato de bancos, han negociado a contrarreloj para conseguir un acuerdo y evitar el proceso concursal.En las conversaciones también han intervenido representantes políticos, como el conseller de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, con la voluntad de evitar un suspensión de pagos tan importante en un momento políticamente delicado por la proximidad de las elecciones generales.Además, Bruno Figueras reforzará los órganos de dirección con nuevas incorporaciones.