Grifols regitró la mayor caída bursátil de su historia -cayó un 11,7% hasta los 10,75 euros-, después de comunicar al mercado sus perspectivas de futuro. La firma catalana prevé mantener el margen Ebitda durante 2009, en línea con el pasado ejercicio, cuando fue del 29% por la desaceleración del margen bruto.
Sin embargo, el grupo de hemoderivados espera mejorar sus ventas y su cuota de mercado, gracias al crecimiento de la demanda de sus productos en un entorno macroeconómico que calificó como muy complicado.

Grifols, que salió a Bolsa en 2006, ha sido unos de los valores más recomendados por los analistas en los últimos meses, por su carácter defensivo y su escasa exposición al ciclo económico.

"En el contexto de caídas que estamos, ha sido uno de los valores que mejor ha soportado el inicio del año y el final del anterior, por lo que la toma de beneficios es normal", dijo Javier Galán, gestor de fondos de Renta 4.

En su presentación, Grifols dijo que los precios de venta, motores del crecimiento de la facturación en 2007 y 2008, jugarán un papel menor este año.