Grifols sucumbe finalmente al pesimismo del Ibex pese a la alegría de Biotest

Grifols A llegó a anotarse a media mañana una subida de un 1,12%, pero a media tarde se tiñe ya de rojo y cae un 1,9% hasta los 17,86 euros dentro de un IBEX 35 que a la misma hora se deja un 2%. La compañía de hemoderivados suma cuatro días consecutivos a la baja aunque todavía mantiene una revalorización de más de un 6% en lo que va de año. La capitalización bursátil se sitúa por encima de los 7.620 millones de euros.

El principal motor de los avances de hoy hay que buscarlo en unos resultados intermedios positivos de los ensayos de Biotest con fibrinógeno para el tratamiento en deficiencia adquirida de esta proteína.

Biotest, compañía participada por Grifols en un 70%, ha comunicado que los resultados intermedios de su ensayo de Fase III AdFIrst (Adjusted Fibrinogen Replacemente Strategy) para el tratamiento en pacientes con deficiencia adquirida de esta proteína tras operación quirúrgica, han sido satisfactorios, habiendo demostrado mayor eficacia y tolerabilidad en comparación con los tratamientos estándar.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Como resultado de las conclusiones intermedias del estudio, una comisión independiente ha recomendado continuar con los ensayos. Los resultados finales del ensayo se esperan para la primavera de 2023.

“Noticia muy positiva para Grifols ya que el desarrollo del fibrinógeno, así como la IgM o Trimudulin, han sido los principales motivos que han llevado a la compañía a acometer su inversión en Biotest”, destaca Álvaro Arístegui, analista senior de Renta 4.

La deficiencia de fibrinógeno adquirida implica un mercado potencial de entre 400 y 800 millones de dólares, recuerda este experto, y se uniría al tratamiento de deficiencia congénita, indicación para la que Biotest acomete un ensayo paralelo.