Grifols A y Grifols B. ¿Cuál compro?, ¿Cuál es mejor? Muchos inversores minoristas se habrán hecho estas preguntas a la hora de incorporar los títulos de la farmacéutica catalana a su cartera. Lo cierto, es que la principal diferencia entre ambas es los derechos políticos que otorgan de cara a las juntas de accionistas de la compañía.

Según los estatutos de Grifols, hay 213.064.899 acciones pertenecientes a la clase ‘A’, de 0,50 euros de valor nominal cada una, y 130.712.555 acciones pertenecientes a la clase ‘B’, de 0,10 euros de valor nominal cada una, sin derecho de voto en la sociedad. A cambio, este tipo de acciones tienen preferencia al dividendo preferente y dan derecho a la cuota de liquidación preferente.

Hasta aquí todo normal y lo mismo que sucede en otras compañías como Abengoa. Sin embargo, en el caso de la farmacéutica se da el caso que las acciones sin derechos de voto cotizan a un precio de 20,28 euros, mientras que las ‘A’ cotizan a un precio de 26,68 euros. Una diferencia que también recogen los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, puesto que las acciones ‘B tienen mejor aspecto aspecto técnico y una nota de nota de sobre diez.

En concreto, estos títulos sólo presentan un aspecto negativo en los indicadores como es el volumen a largo plazo, que es decreciente. En el caso de las Grifols 'A', su nota es de 7,5 sobre diez, su volumen tanto a largo como a medio plazo es decreciente y la volatilidad a medio plazo es creciente.

 

 

Un reciente informe de Citi apunta que “las acciones B presentan un descuento del 15% sobre las acciones con derechos políticos y un precio objetivo de 25,5 euros por acción”.

El banco estadounidense apunta como principal catalizador de ambas acciones la posible reforma fiscal de Estados Unidos, impulsada por la Administración de Donald Trump. Citi indica que “las acciones están descontando una expectativa de crecimiento de ingresos de 10-15 años menos del 5%, contra las expectativas de crecimiento del mercado de 6-7%”.  Y añade que “el consenso es relativamente optimista sobre la tasa de expansión, dada las inversiones que está realizando en su negocio de plasma sanguíneo”.

Citi recomienda comprar ambas acciones. El consenso del mercado está dividido al 41% entre comprar y mantener y sólo un 18% recomienda mantener los títulos ‘A’. Estas acciones tienen un precio objetivo de 24,9 euros, con un potencial de caída del 6,4%. Sus acciones cotizan a un ratio precio-beneficio (PER) de 24,24 y a un precio por valor en libros de 3,72 veces. Estas acciones se revalorizan en el año cerca de un 41%.

 

Mientras que las clase ‘B’ acumulan unas ganancias en el año del 34% y tienen un potencial de revalorización del 4,6%, hasta los 21,22 euros por acción. Además también suscitan un mayor porcentaje de compra respecto a sus acciones ‘hermanas’, puesto que siete de los ocho analistas que cubren estas acciones recomienda comprarlas y sólo uno aconseja mantener. Cotiza a un precio por valor en libros de 2,45 veces y un PER de 18,66.