Es un informe elaborado por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA) en el que se destaca que el hecho de que se aprueben unas nuevas líneas a seguir en relación a la deuda helena no significa que se desencadene el pago de contratos de seguros sobre el riesgo al crédito, es decir, los denominados CDS.

Para ISDA, que reagrupa al conjunto de los profesionales de los mercados de productos derivados, en lo que concierne a la parte pública del plan "parece que no hay elementos pertinentes al respecto de los CDS", según transmitió a la AFP un portavoz de la asociación.

En cuanto a la parte privada, que prevé la implicación de los acreedores privados por unos 50.000 millones de euros hasta mediados de 2014 y 135.000 millones de aquí a 2020, "en la medida en que es expresamente voluntario, no debería desencadenar los CDS".