Grecia ha comenzado a colocar su esperada emisión de bonos a 10 años, con la que espera obtener 5.000 millones de euros, con una rentabilidad que podría ser de 310 puntos básicos sobre el mid-swap, o un 6,47%, según publica  la prensa. Las medidas de Grecia para reducir el déficit: subida de impuestos y recorte de salarios de los funcionarios.
El Gobierno heleno ha contratado a Barclays Capital, HSBC, Nomura, National Bank of Greece y Piraeus Bank para llevar a cabo la operación. Los mercados llevaban tiempo esperando esta emisión de Grecia, que tiene vencimientos por valor de 22.000 millones de euros entre marzo y abril y que necesita financiación por cerca de 54.000 millones de euros este año. Hasta el momento ha recaudado 13.000 millones de euros en lo que va de año.

Ayer, el Gobierno de Grecia anunció nuevos planes de austeridad con el fin de reducir en otros 4.800 millones de euros el déficit del Estado, que el año pasado alcanzó el 12,7% del PIB y que el Ejecutivo ha prometido reducir en cuatro puntos porcentuales.