El primer ministro británico, Gordon Brown, se comprometió hoy a ayudar a 85.000 jóvenes a encontrar empleo y evitar así una nueva 'generación perdida' como las registradas en Reino Unido en las crisis económicas sufridas en la década de los 80 y de los 90.