Google comenzará a vender anuncios dirigidos a los posibles intereses de sus usuarios, esta es la primera incursión del gigante de los anuncios en línea en un controversial tipo de anuncio que sus competidores ya ofrecen. Google usará los datos que recolecta sobre qué sitios visitan sus usuarios y lo que sabe sobre el contenido de esos sitios para categorizar a su gigantesca audiencia en grupos tales como fanáticos del fútbol o entusiastas de los viajes. Los datos no serán recolectados de las búsquedas de los usuarios, sino de los archivos de texto conocidos como "cookies" que Google instala en los navegadores de los usuarios que visitan páginas en las que coloca anuncios. A diferencia de otros programas de publicidad dirigida, los usuarios podrán ver y cambiar las categorías en las que son ubicados a través de un sitio Web.